Ángela Ruiz Robles

Maestra, pedagoga e inventora española, reconocida como la precursora del libro electrónico, desarrolló en 1949 la primera propuesta de enciclopedia mecánica que es el antecedente del libro electrónico.

Estudió en León, donde impartió sus primeras clases de taquigrafía, mecanografía y contabilidad mercantil entre 1915 y 1916.

Desde 1917 se dedicó a la docencia, donde se caracterizó por una vocación innovadora e inconformista, de servicio desinteresado, comprometido y entusiasta hacia sus alumnos y su comunidad, pero a la vez con un propósito metódico y práctico

Entre 1938 y 1970 publicó 16 libros sobre ortografía, taquigrafía, mecanografía, gramática, historia y geografía. En dos de ellos describía un sistema taquigráfico con el que escribir y traducir rápidamente utilizando una máquina taquimecanográfica, que podía utilizarse en cualquier idioma.

en 1945 Ángela comenzó a dar clases en el Instituto Ibáñez Martín, mientras daba clases gratuitas nocturnas en la Escuela de San José Obrero. Además, fundó la Academia Elmaca donde formaba a personas jóvenes que se habían quedado sin trabajo durante la posguerra, para ayudarles a preparar exámenes de oposición o de ingreso en escuelas superiores.

1949 registró su primera patente del libro mecánico, con el título “procedimiento mecánico, eléctrico y a presión de aire para lectura de libros”. En el tenía las diferentes lecciones de cada asignatura separadas y dispuestas en diversas placas que al ser accionadas con un pulsador se elevaban hasta mostrarse al alumno a través de una pantalla de plexiglás transparente y con capacidad de aumento. El aparato también tenía previsto que la página se iluminara mediante un pulsador eléctrico o mediante fosforescencia. Como estaba dirigido a los niños, el aparato no era ni pesado ni voluminoso y de fácil manejo, por lo que debía ser construido con materiales ligeros.

Desde 1952 quiso dar un paso más allá y crear la “Enciclopedia Mecánica”, que se podría actualizar o sustituir con las configuraciones necesarias según las circunstancias culturales del momento, tenía una superficie donde realizar anotaciones y borrarlas, y además un estuche para guardarla y portarla.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s