Aleksándra Kolontái

Política, comunista y revolucionaria, fue la primera mujer de la historia en ocupar un puesto en el gobierno de una nación (URSS) y defendió a las mujeres obreras criticando el machismo de los camaradas y rechazando las estructuras clásicas amorosas, y la primera embajadora del mundo.

En 1914 se unió al movimiento bolchevique, conocido por ser la facción más radical del Partido Obrero Socialdemócrata Ruso, siendo establecido por Lenin. Desde 1915 Aleksándra ejerció como asistente de Lenin, y en 1917 se convivió en la primera mujer elegida como miembro del Comité Central del Partido

Tras la Revolución de Octubre Aleksándra fue nombrada comisaria del pueblo de Bienestar Social y fue elegida, también, miembro del Comité Ejecutivo del sóviet de Petrogrado (el nuevo nombre de San Petesburgo).

Después de todo esto, en 1920, Aleksándra se dedicó a dirigir la Organización de Mujeres Soviéticas, conocida como la Zhenotdel. Definió su política social y feminista alejándola de la estructura familiar normalizada. Según las ideas marxistas que seguía, la familia burguesa era el centro de la estructura social opresora e inmoral propia del capitalismo, por lo que era necesario cambiar esta institución o derribarla para conseguir la libertad ciudadana. Buscaban derrocar la idea de la familia patriarcal, haciendo que el cuidado de los hijos e hijas y del hogar fuera tarea de toda la sociedad.

Por esto, planeó una red de instituciones que actuarían a modo de casas-cuna, guarderías, restaurantes y lavanderías públicos, servicios que liberarían a las mujeres del cuidado de los niños/as y del hogar que tradicionalmente se les había asignado. 

Aprovechando su poder , Aleksándra promulgó varias leyes de carácter feminista. Hizo del matrimonio una institución civil e igualitaria entre cónyuges, facilitó el acceso al divorcio para ambas partes y consiguió que se diera protección estatal a las madres e hijos, además de hacer gratuita la asistencia maternal en los hospitales.

Por desgracia, sus opiniones empezaron a molestar dentro del partido y muchos de sus colegas socialistas la acusaron de sectarismo y hasta la amenazaron con expulsarla del partido, por esto, en 1922 Lenin la relegó a funciones diplomáticas. Pero esto lejos de ser una ofensa, le permitió ser la primera mujer embajadora del mundo, representó a la Unión Soviética en Suecia, Noruega y Méjico, además formó parte de la le delegación soviética en la Sociedad de Naciones (algo parecido a la actual ONU).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s